Prensa Nacionalismos fallidos

Sin entrar a valorar más allá de la anécdota, el primero de los pueblos españoles que sacó a relucir sus fervores no ya nacionalistas, sino claramente independentistas, sin rendir vasallaje alguno ni a España ni a Francia, no fue Cataluña, ni Galicia, ni siquiera el País Vasco, y mucho menos Valencia o Aragón, sino las islas Canarias. No le hicieron falta ni los ardores neocomunistas del siglo XXI, ni la Transición y las dictaduras del siglo XX, pues cuando nuestra Generación del 98 estaba en puertas, el periodista y político tinerfeño Secundino Delgado (1867-1912), lleno de fervor oceánico, y espoleado por la lucha cubana, ya reclamaba, sin subterfugios, la independencia del archipiélago español.

Prensa El fin del liberalismo

El fracaso electoral del discurso liberal en EEUU nos recuerda que la fijación con la identidad ha deformado el mensaje del liberalismo y le ha impedido convertirse en una fuerza capaz de gobernar. Necesitamos un liberalismo postidentitario que se dirija a los estadounidenses en tanto que estadounidenses y enfatice los problemas que afectan a la gran mayoría de ellos. 

Prensa ANÁLISIS FAESEl fin del liberalismo de la identidad*, por Mark Lilla

/12.12.16/.- El fracaso electoral del discurso liberal en Estados Unidos lleva al profesor de Humanidades en la Universidad de Columbia Mark Lilla a recordar que “la fijación con la identidad racial, sexual y de género ha deformado el mensaje del liberalismo americano y le ha impedido convertirse en una fuerza unificadora capaz de gobernar”. Frente a ello, en este Análisis FAES aboga por “un liberalismo postidentitario que se centre en ampliar su base, dirigiéndose a los estadounidenses en tanto que estadounidenses y enfatizando los problemas que afectan a la gran mayoría de ellos”. Un liberalismo postidentitario que insista en que “la democracia no se trata solamente de derechos; también establece deberes, como mantenerse informado y votar”. Un refortalecimiento, en...

Prensa El fin del liberalismo de la identidad

Es obvio que Estados Unidos se ha convertido en un país más heterogéneo. También es algo bonito de ver. Visitantes de otros países, sobre todo de aquellos que tienen problemas al incorporar diferentes etnias y creencias, están admirados de lo que hemos conseguido. No de forma impecable, por supuesto, pero sin duda mejor que cualquier país europeo o asiático. Es un éxito rotundo.

Prensa Imaginemos la solidaridad

Invitamos a todos, sin importar su nacionalidad o posición en el espectro político, a apoyar el derecho a decidir de los cubanos, a través de la realización de un plebiscito vinculante en Cuba. Para cambiar la tiranía por un sistema plural y democrático.   

Prensa Nacionalismos fallidos

21.09.2017. Sin entrar a valorar más allá de la anécdota, el primero de los pueblos españoles que sacó a relucir sus fervores no ya nacionalistas, sino claramente independentistas, sin rendir vasallaje alguno ni a España ni a Francia, no fue Cataluña, ni Galicia, ni siquiera el País Vasco, y mucho menos Valencia o Aragón, sino las islas Canarias. No le hicieron falta ni los ardores neocomunistas del siglo XXI, ni la Transición y las dictaduras del siglo XX, pues cuando nuestra Generación del 98 estaba en puertas, el periodista y político tinerfeño Secundino Delgado (1867-1912), lleno de fervor oceánico, y espoleado por la lucha cubana, ya reclamaba, sin subterfugios, la independencia del archipiélago español.

Prensa El fin del liberalismo

12.12.2016. El fracaso electoral del discurso liberal en EEUU nos recuerda que la fijación con la identidad ha deformado el mensaje del liberalismo y le ha impedido convertirse en una fuerza capaz de gobernar. Necesitamos un liberalismo postidentitario que se dirija a los estadounidenses en tanto que estadounidenses y enfatice los problemas que afectan a la gran mayoría de ellos. 

Prensa ANÁLISIS FAESEl fin del liberalismo de la identidad*, por Mark Lilla

12.12.2016. El fracaso electoral del discurso liberal en Estados Unidos lleva al profesor de Humanidades en la Universidad de Columbia Mark Lilla a recordar que “la fijación con la identidad racial, sexual y de género ha deformado el mensaje del liberalismo americano y le ha impedido convertirse en una fuerza unificadora capaz de gobernar”. Frente a ello, en este Análisis FAES aboga por “un liberalismo postidentitario que se centre en ampliar su base, dirigiéndose a los estadounidenses en tanto que estadounidenses y enfatizando los problemas que afectan a la gran mayoría de ellos”. Un liberalismo postidentitario que insista en que “la democracia no se trata solamente de derechos; también establece deberes, como mantenerse informado y votar”. Un refortalecimiento, en...

Prensa El fin del liberalismo de la identidad

12.12.2016. Es obvio que Estados Unidos se ha convertido en un país más heterogéneo. También es algo bonito de ver. Visitantes de otros países, sobre todo de aquellos que tienen problemas al incorporar diferentes etnias y creencias, están admirados de lo que hemos conseguido. No de forma impecable, por supuesto, pero sin duda mejor que cualquier país europeo o asiático. Es un éxito rotundo.

Prensa Imaginemos la solidaridad

07.12.2016. Invitamos a todos, sin importar su nacionalidad o posición en el espectro político, a apoyar el derecho a decidir de los cubanos, a través de la realización de un plebiscito vinculante en Cuba. Para cambiar la tiranía por un sistema plural y democrático.